Si Debe Estar En Tu Vida No Tienes Que Perseguirlo

Perseguir no es divertido, aunque pensaba que debía. No me gusta esperar ansiosamente un mensaje de texto sin saber si me hará sonreír o llorar. No me gusta establecer fechas y confirmar y sentir que estoy mucho más emocionada de ver a alguien que él de verme. No me gusta idear cosas para hablar todo el tiempo, la creativdad en algún momento se cansa. No me gusta probar, intentar y sentir que mis esfuerzos nunca coinciden o se encuentran con el mismo fervor por la otra parte.

Anuncios