Algún día te cansas de intentarlo

Lo hecho, hecho está. Odio decir eso. Odio renunciar a alguien que me dio tanto que esperar. Odio renunciar a alguien que me hizo tan feliz la mayor parte del tiempo. La mayoría de las veces  ”feliz” fue la palabra clave allí.

Odio pensar en que si me hubiera esforzado un poquito más, tal vez hubiera funcionado. Pero no era yo quien necesitaba esforzarse más. Y eso es lo que voy a recordar siempre.

He dejado de intentar, de ser lo suficientemente buena para ti. He dejado de ser quien envíe el primer texto o se esfuerce por mantener una conversación. He dejado de idealizarte.

También te puede interesar leer  Todo cambió cuando dejé de victimizarme por su incompatible amor hacia mi.

Y aunque yo no hubiera  cambiado nada en ti, me sentía como si tuviera que renovarme constantemente para ser notada ante tus ojos. Y lo intenté. No sé qué más podría haber hecho. No sé qué palabras más amables podría haber dicho.

Pero estoy cansada. Estoy herida. Estoy sin ideas de cómo enamorarte.

Y tercamente me rehúso a mirar meses atrás y considerarlos desperdiciados,  me rehúso el dejar de mirar el teléfono y evitar preguntarme cuando responderás. Me rehúso a dejar de jugar este juego al que no me inscribí, pero está hecho, eres mi prioridad, yo tu opción entre tantas.

A lo mejor el problema soy yo. Tú no has pedido esto. Me dejé llevar, y no supe ver que no tenías la intención de llevarme contigo. La verdad es que no podría ser la persona que necesitabas que fuera. Pero lo intenté. Traté de ser todo lo que pude por ti. Pero incluso lo mejor de mí no era suficiente.

Pero cuando la única persona que te importa es la que no puedes obtener, no miras sus defectos. Y solo ves todo lo que tal vez hiciste mal. Y quieres intentarlo más. Quieres hacer más. Crees que un día se enamorará.

Sé que  con el tiempo reuniré cualquier fuerza que tenga para ignorarte. Con el tiempo no responderé.

Pero un día empezarás a notar mi ausencia. Un día enviarás un texto que no responderé de inmediato o en absoluto. Un día ese broche de presión se abrirá y esa flecha azul incolora te molestará tanto como a mí tantas veces lo hizo. Un día no seré tu primer comentario. Un día parecerá que no me importa.

Y ese día en que nos crucemos estaré sosteniendo la mano de alguien que quería tanto que fueras tú, verás una fuerza inquebrantable a mi sonrisa y un saludo que me habría roto hace mucho tiempo.

Porque siempre te miraré como lo que podríamos haber sido, juego de alzar entre los si y los quizás. Pero finalmente, habré encontrado algo más real que lo que me ocurrió en la cabeza.

Habré encontrado a alguien que sea tan honesto conmigo como yo lo era contigo. Habré encontrado a alguien que se preocupa por mí como yo por ti.  Habré encontrado a alguien que me aprecie como lo hice contigo. Y me verás y te miraré y ambos sabremos que no se supone que deba terminar así. Pero lo hizo. Y así es como la vida te golpeará. Así es cuando sabrás lo mismo que yo sabía de nosotros todo este tiempo.

Pero la verdad es que esta nueva persona no tuvo que verme con alguien más para darse cuenta de mi valor. Y esa es la diferencia entre ustedes dos.

Un comentario sobre “Algún día te cansas de intentarlo

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: